NIÑO PERUANO FUNDA EL PRIMER BANCO ECOLÓGICO DEL MUNDO

Cuando tenía cuatro años, Jhose Adolfo Quisocala Condori aprendió a leer; a los cinco ya podía jugar perfectamente al ajedrez; a los siete fundó en su colegio el Banco Cooperativo para los Estudiantes Bartselana, y a los nueve ya lo llamaban ‘señor’ cuando fue uno de los expositores en el VII Congreso Iberoamericano de Educación Ambiental.

Fito, como lo llaman de cariño sus padres, es el menor de dos hermanos de una familia de clase media en Arequipa. Hace tres años, su padre, que es profesor universitario, lo inspiró para crear un proyecto de educación financiera con espíritu ecoeficiente que beneficie a los estudiantes y miembros de su comunidad.

“Quiero cambiar el medio ambiente. Estoy harto de que la gente bote basura por todas partes”, dice Jhose. Su curiosidad y aquella chispa por querer cambiar las cosas hicieron que, a comienzos del 2012, hable con sus profesores y el director de su colegio para contarles su idea y pedirles apoyo para llevarla a cabo.

Le tomó un mes convencerlos, pero lo consiguió. Durante el primer año de puesta en marcha de su proyecto, el Banco Cooperativo de los Estudiantes logró reunir una tonelada de material reciclable. El sistema es sencillo: cada estudiante que logre reunir cinco kilos de material reciclable —ya sea plástico, cartón o papel— los puede canjear por una tarjeta del banco Azteca (que auspicia esta iniciativa) y con ella acceder a microcréditos para útiles escolares, alimentos de primera necesidad, electrodomésticos pequeños o adquirir dinero en efectivo. Con ello se favorece tanto al medio ambiente como a la comunidad.

Hoy, tal como cuentan Jhose y su madre, ya se ha logrado beneficiar a 450 niños y jóvenes de su comunidad a través de su proyecto. “Es importante que desde niños aprendamos a ahorrar y aprender el valor del dinero para que nunca nos quedemos sin plata cuando seamos grandes”, dice Jhose.

El último mayo, cuando estuvo en Nueva York, en el marco de la convención anual de Child & Youth Finance International, propuso en su exposición que en todos los colegios se debería enseñar educación financiera. Desde marzo de este año, Jhose dicta tres veces por semana un taller sobre esta materia a niños y jóvenes a partir de los nueve años. De sus 15 alumnos, algunos le doblan la edad.

“No siento presión, pero sí responsabilidad”, responde Jhose ante el calificativo que viene escuchando desde que era aún más niño que ahora: “Eres un genio”. Su iniciativa pronto será repetida en Chivay y La Joya —en Arequipa— y en un tiempo en otros departamentos del Perú.

Pero Jhose, con su sonrisa gigante y las ganas de jugar y aprender que jamás pierde, piensa en más grande. “Mi meta es que se repita en todo el mundo”, afirma con seguridad. También quiere ser ministro del Ambiente y presidente del Perú.

Fuente: Peru21

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »