ALEMANIA DA EDUCACIÓN UNIVERSITARIA GRATUITA INCLUSO A EXTRANJEROS

Todas las universidades públicas en Alemania, Islandia, Noruega y Finlandia son gratuitas para los residentes y estudiantes internacionales

 

A principios de octubre, el estado germano de Baja Sajonia fue el último en abolir los pagos a instituciones públicas de educación superior, declarando la gratuidad universitaria en todo su territorio.

La medida beneficia también a los estudiantes extranjeros, por lo que -efectivamente- si viajaras a Alemania podrías estudiar sin ningún costo (fuera del pasaje y tu mantención).

El nuevo estatus no es una novedad para los teutones. Según explica el diario británico The Independent, las universidades en Alemania habían sido tradicionalmente gratuitas hasta que, en 2006, un fallo judicial abrió la posibilidad a que algunos planteles pudieran cobrar, tras asegurar que esto no era contrario a la garantía de educación universal.

Sin embargo, los cobros que oscilaban entre los 500 a 650 euros semestrales, se hicieron tan impopulares que las casas de estudios pronto los abandonaron. Baja Sajonia era la última que los mantenía, destaca el medio de economía estadounidense, Business Insider. Gabrielle Heinen-Kjajic, ministra para la Ciencia y la Cultura de Baja Sajonia, indicó que la decisión se había tomado porque “no queremos que la educación superior dependa del nivel de ingreso de los padres”.

De igual forma Dorothee Stapelfeldt, integrante de la comisión de Ciencias del Senado, aseguró que “el cobro de una cuota desincentiva a los jóvenes que provienen de familias con padres que no son profesionales, a continuar sus estudios”. “Es una tarea prioritaria para los políticos el asegurarnos de que los jóvenes puedan acceder a una educación de la más alta calidad y sin costo en Alemania”, añadió.

Estudiantes de Estados Unidos viajan a Europa para estudiar gratis

Chelsea Workman asistió a la Universidad Estatal de Ohio porque era su opción más barata. Pero ella aún tenía que solicitar préstamos estudiantiles y trabajar para lograr sobrevivir. Para mediados de su segundo año, ella ya se había cansado. Se retiró y se mudó a Alemania para terminar su carrera donde la universidad es gratuita.

Hunter Newsome, de California, decidió ir a la universidad en Estonia en lugar de ir a la Universidad de California, Davis… a última hora. Él está ahorrando más de US$10.000 por año en matricula, y obtendrá su título de licenciatura en tres años, no en cuatro.

Hay por lo menos 44 universidades a lo largo de Europa donde los estadounidenses pueden obtener su título de licenciatura de forma gratuita, de acuerdo con Jennifer Viemont, fundadora de un servicio de consejería llamado Beyond The States.

Todas las universidades públicas en Alemania, Islandia, Noruega y Finlandia son gratuitas para los residentes y estudiantes internacionales. Y algunas universidades privadas en la Unión Europea tampoco cobran por matrícula. Muchas se están esforzando para atraer a extranjeros al ofrecer programas que se imparten totalmente en inglés.

Cuando de hecho cobran matricula, el cargo es mínimo comparado con Estados Unidos. Actualmente, el costo promedio de la matricula aquí (sin alojamiento ni comidas) es de US$9.410 en las universidades públicas y US$32.405 en las universidades privadas, mientras que una mayoría de programas en Europa cobran menos de US$2.225 al año, según Viemont. Los Países Bajos cobran algunas de las matrículas más altas para estudiantes internacionales, pero aun así tienden a ser inferiores a US$49.000.

Por supuesto, muchos estudiantes estadounidenses no pagan el precio completo de la matrícula. Para los que recibieron una beca significativa en casa, trasladarse a Europa podría no representar gran cosa. Los que están en las universidades públicas terminan pagando menos de un promedio de US$4.000 cuando cuentas con becas y ayudas financieras. Sin embargo, eso no supera a lo gratuito.

“El costo es lo que hace que la gente considere ir a la universidad en el extranjero, pero luego empiezan a ver los otros beneficios como el aprendizaje de un nuevo idioma, las oportunidades de viaje y estar preparados para trabajar en una economía global”, dijo Viemont.

Sin embargo, no es para todo el mundo. No encontrarás fiestas de fraternidades, hermandad de mujeres o juegos de fútbol en el extranjero. Y posiblemente no encaje con alguien que tenga pensado volver de inmediato a casa después de graduarse. No existen muy buenas estadísticas sobre cuántos estadounidenses están obteniendo sus títulos universitarios en el extranjero (había 47.000 en el 2012 frente a 20 millones en Estados Unidos), y mucho menos existen datos sobre qué tantas facilidades tienen de encontrar empleo cuando vuelven a casa. La experiencia única podría jugar a tu favor, pero podría ser difícil encontrar excompañeros de estudios que te ayuden a buscar empleo en Estados Unidos.

En el extranjero, es probable que tengas que encontrar tu propia vivienda. En promedio, el alojamiento y comida cuesta alrededor de US$10.000 en universidades de Estados Unidos, pero los estudiantes que CNNMoney entrevistó para esta historia pagan mucho menos en alquiler en Europa. Aunque no cuentan con comedores donde pueden ir a comer. Y también tienen que solicitar un permiso de residencia o visa, y —dependiendo del país— posiblemente tengan que pagar por el seguro médico.

FUENTE: REVISTASUMMA

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »